Archivos de la categoría ‘Investigación’

 

movimiento helicoidal

Seguro que a muchos nos pasa lo mismo. Estamos acostumbrados a tener en mente el movimiento de los planetas en nuestro sistema solar el cual se basa en el movimiento heliocéntrico, un movimiento que ya fue descubierto con gran precisión por Aristarco de Samos en la Grecia del s.III a.C. y siglos más tarde, dentro del Renacimiento, demostrado por un modelo matemático desarrollado por una gran figura científica, Nicolás Copérnico.

(más…)

La semana pasada, el diario “El Mundo” retomaba de nuevo la investigación sobre los atentados del 11M. En esta ocasión, el periódico español se centraba sobre la figura de uno de los acusados, Jamal Zougam, el cual lleva preso desde hace 7 años y que, según “El Mundo”, fue víctima de un grave error judicial amparado por el juez y Presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermudez.

Para desarrollar dicha investigación y clarificar algo más la trama de los hechos acaecidos en aquella fatídica fecha, “El Mundo” se centró en los testigos protegidos que declararon contra Zougam. Estos protegidos están designados bajo los códigos R-10, C-65, J-70.

Resulta llamativa la actitud de Zougam en el día previo del atentado y en los posteriores. Según declaró su hermano, era imposible que Zougam participase en tal masacre puesto que el mismo 11 de marzo se despertó a las 9.45 horas (los atentados fueron a las 7.45) Por otra parte, Zougam, el día anterior por la noche, había estado en el gimnasio ¿qué terrorista se va la noche anterior al gimnasio, siguiendo una vida rutinaria si al día siguiente va a cometer una acción de tal envergadura? Se sabe también, que los días posteriores al atentado, Zougam siguió yendo a su negocio de telefonía móvil que tenía en Lavapiés. Curiosamente no se fue con la célula terrorista al famoso piso de Leganés. De nuevo otra pregunta ¿qué terrorista que ha cometido un atentado tan cruento continúa haciendo vida normal a sabiendas de que la policía le puede estar persiguiendo? Cabe destacar que la Policía Nacional no encontró rastros del ADN de Zougam en los pisos que la célula radical había ocupado en las semanas previas del atentado. Curiosamente, tampoco se encontraron llamadas realizadas, ni mensajes enviados por móvil entre Zougam y los terroristas de la célula islámica. Entonces ¿en qué se basa el sistema judicial para acusar a esta persona? Sólamente en las declaraciones un tanto dudosas de los testigos R-10, C-65 y J-70. Digo sólamente porque para acusar con seguridad a una persona hacen falta más que unas declaraciones, hacen falta unas pruebas físicas sólidas y la única prueba que se posee es la tarjeta de móvil que tenía el teléfono encontrado en la mochila bomba de Vallecas. Esa mochila que no llegó a explosionar y que poseía curiosamente un material explosivo muy distinto al utilizado en los atentados. Y digo yo ¿una tarjeta de móvil es suficiente para incriminar a alguien? Supongo que son miles los comerciantes que venden tarjetas de móviles a otras tantos miles de personas sin saber si el comprador es un asesino, un violador, un terrorista, etc. En fin, vayamos con los testigos.

El testigo R-10 vive actualmente en su país de origen, Rumanía, concrétamente en la ciudad de Cluj-Napocs. Al parecer llegó a España en el año 2002 y estuvo trabajando de fontanero. El día de los atentados él cogió el tren en la estación de Alcalá de Henares a las 7.15 de la mañana. Dicho testigo contó a un compañero que creía haber visto a Zougam en el tren. El compañero de R-10, también rumano, conocía a un policía nacional que le alquilaba el piso en el que vivía. De esta manera, el compañero de R-10 insistió a este a que le contara la historia al policía y entre los dos incitaron a R-10 a que declarará ante la investigación judicial. El testigo R-10 declaró el 16 de marzo. En esta fecha sólo hubo una declaración formal por parte del testigo, sin reconocimiento visual de ningún sospechoso, según afirma R-10. Sin embargo, en el documento que figura en el sumario, el acta de reconocimiento fotográfico está fechada como el 16 de marzo. R-10 afirmó en la entrevista concedida a “El Mundo” que ese reconocimiento fotográfico se realizó el 26 de marzo. Recordó que vió a Zougam por primera vez cuando este se subió al vagón nº4. Para más inri, el testigo declaró en la misma entrevista que a Zougam lo recordaba con el pelo lacio, no con el pelo rizado que aparece en la declaración. Afirmó también que cuando declaró, no estaba seguro al 100%, lo estaba en un 90%. Tras haber declarado y señalado a Zougam como partícipe de estos atentados, R-10 recibió una indemnización de 52.000 euros y logró la nacionalización española como estaba estipulado que pasaría con toda víctima del 11M.

El caso más llamativo es el de la testigo J-70, también de origen rumano. Dicha testigo, según afirma “El Mundo”, tardó casi un año en declarar contra Zougam. Lo hizo además 15 días después de que fuera rechazada el 24 de enero de 2005 por el Ministerio del Interior como víctima del 11M. Dicho Ministerio la entrevistó dos veces y no le pareció fiable su testimonio, por lo que no la incluyeron en la lista de víctimas del 11M. No pensó así la Audiencia Nacional, que aceptó dicha declaración. De esta manera, la decisión tomada por el Ministerio del Interior quedó rechazada por el sistema judicial y ocultada en el sumario de la investigación. J-70 afirmó que recordaba a Zougam con gafas y con una gorra. Es el único testigo que ha declarado que Zougam llevaba puestos estos complementos. Tras declarar y ser incluida en la lista de víctimas del 11M, J-70 fue indemnizada con 48.000 euros, los cuales fueron invertidos en la construcción de una casa en la localidad rumana de Jibou, y, como todas las victimas extranjeras, también recibió la nacionalización española.

La última testigo entrevistada por “El Mundo” fue la testigo protegida C-65. Su versión fue variando a lo largo del tiempo. Al parecer en cada declaración fue exagerando más los síntomas y terminó incluyendo a su marido como víctima del atentando. La pareja de C-65 viajaba en su mismo tren pero en un vagón diferente al suyo. Dicha testigo protegida afirmó que vió a Zougam cuando intentaba pasar de un vagón a otro por la puerta que los separa. Recuerda a Zougam con una mochila colgada al hombro y discutiendo con un hombre que estaba delante de la puerta de acceso. De esta manera, según esta versión, Zougam pasó del vagón nº5 al vagón nº4. Versión contraria a la del testigo R-10 el cual afirmaba que Zougam se subió directamente en el vagón nº4. C-65 y su marido recibieron en total 100.000 euros de indemnización.

Como consecuencia de estas declaraciones, Jamal Zougam fue condenado a 40.000 años de prision. El juez Javier Gómez Bermudez fue premiado con la Cruz al Mérito Policial con Distintivo Rojo. Esta medalla llevaba consigo un aumento del 10% de su sueldo con carácter vitalicio. Gómez Bermudez fue la pieza fundamental para que la investigación judicial siguiera los cauces marcados por la investigación policial. No había lugar por tanto a nuevas versiones sobre lo acontecido en aquella fatídica fecha.

Cómo se puede ver, el juicio contra Zougam no parece mantenerse sobre bases muy sólidas. Por justicia hacia su persona y por una mayor transparencia en la Justicia, debería repetirse el juicio con más testigos y con unas pruebas físicas sólidas que vincularan realmente a esta persona con los atentados del 11M. Los atentados más cruentos en la Historia de Europa Occidental siguen teniendo muchos enigmas sin resolver. Este capítulo es uno de tantos otros. Aun no se sabe por qué apareció una mochila sin explosionar con un material explosivo diferente al utilizado en los atentados. Tampoco sabemos porque el juicio no se prolongo más tiempo ante un hecho de tal envergadura. Esperemos que poco a poco se vayan esclareciendo los hechos y se descubra la verdadera realidad del por qué de esta masacre.

Imagen: cadenaser.com

Fuente: El Mundo

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/07/espana/1323255696.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/07/espana/1323261404.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/07/espana/1323252642.html