No es una crisis, es una estafa.

Publicado: febrero 25, 2015 en Economía
Etiquetas:, , , , ,

España40Ladrones

Vamos a centrarnos en España y en la crisis que aquí vivimos. Es una crisis económica que nace en una crisis de valores de las personas que nos han llevado a esta situación. Una crisis de valores porque su egoísmo y su avaricia, entre otros, les han llevado a generar una crisis para su beneficio propio, como si de vampiros se tratara, para absorver todo el dinero posible y aumentar la riqueza de sus arcas. Una operación, llevada a cabo en España, gracias al capitalismo de amigotes que se da en nuestro país.

Orígenes de una estafa anunciada

El epicentro de la crisis, ahora que tan de moda está hablar de terremotos en el país de la piel de toro, se genera en el sector bancario español tras haber estado años y años otorgando vía libre a créditos para inmobiliarias y empresas de la construcción de dudosa fiabilidad pero en las que los dueños eran esos amigotes presentes en el poder financiero y económico de nuestro país. La banca comenzó a alimentar el boom inmobiliario para untar a esos empresarios de la construcción que guiados por la avaricia sólo querían engordar y engordar sus arcas sin control alguno y con una pésima gestión. El resultado, una burbuja inmobiliaria que reventó en mil pedazos y cuyos créditos bancarios iban a ser difíciles de devolver por la nula entrada de ingresos en estas empresas de la construcción e inmobiliarias para poder hacer frente a tremendos gastos. El capítulo final de este primer tomo de la historia fue el nacimiento de un enorme agujero financiero en los principales bancos de España. Ahora bien ¿Sabían perfectamente los bancos españoles de la existencia de esa burbuja y aún así, decidieron seguir alimentándola para, en un futuro, sacar ellos mayor beneficio? Dado en el momento actual en el que nos encontramos, la respuesta parece ser que es, que sí.

Recapitulemos y centrémonos en el mecanismo utilizado por los dos gobiernos, el del PSOE y el actual del PP, para intentar sacar al país de la crisis. Teniendo buenos amigotes en el sector financiero y bancario, puesto que a través de estos poderes es como se financian los partidos políticos, sino, no hay más que ver como el Banco Santander es el encargado de financiar la deuda del PSOE, por poner un ejemplo, ambos gobiernos, comenzando por el de Zapatero y prosiguiendo con el de Rajoy, deciden que a quien es necesario rescatar e inyectar dinero es a los que han prefabricado esta crisis, los bancos. Esta decisión es tomada en marzo de 2009 por Zapatero sin la oposición del PP pensando que los bancos son los que siempre mantendrán a flote a la clase elitista del país e incluso les otorgarán alguna que otra ayuda para que esta pudiera ver aumentada su porcentaje de riqueza. Dicho y hecho, a partir de 2009 comienza una serie de etapas de inyección de dinero a la banca española.

De esta manera, pasados los años, nos encontramos que en 2014 el total de dinero inyectado en el rescate del sector bancario suma un total de 100.000 millones de euros. Es decir, se ve claramente como los beneficiados de esta crisis son los mismos que generaron la crisis. Curiosa paradoja que deja entrever que el que ellos generaran la burbuja inmobiliaria en nuestro país no era pura casualidad. Sabían que los gobernantes de este país, a los que ellos dominan, iban a darles suculentas sumas de dinero provenientes de los fondos de ayuda de la UE y pasados los años esto es lo que se ha terminado por confirmar. El resultado, el sector bancario, untado jugosamente, y una cifra destacada, en la primera mitad de 2014 los millonarios en España crecieron un 24%. Curiosamente, la élite económica del país y la banca, juntos de la mano montando estrategias para su propio beneficio mientras el país se hunde. No hay mayor certeza para afirmar que esta crisis ha sido prefabricada para el interés de unos pocos. Y sí, los políticos sabían que sacarían también su tajada.

Política social para la salida de una crisis

Esto último se vislumbra por la siguiente cuestión que seguro será fácil de entender. Si el gobierno de un país, llamémosle X, decide rescatar la economía del mismo, lo último que se le ocurre es dirigir el rescate a tan sólo un sector del país. Lo interesante a la hora de rescatar económicamente a un país sería aportarle un mayor dinamismo a su economía para que esta volviera a coger inercia y poseer un movimiento y un funcionamiento lo más equilibrado posible.

Pongámonos en situación. Los 100.000 millones de euros usados por los gobiernos de España para el sector bancario del país podrían haber sido utilizados de la siguiente manera. Dicha cantidad de dinero podría haber sido utilizada tanto para cursos con enorme número de plazas a parados para reasignarlos en nuevos sectores de producción y también para incentivar a las empresas con paquetes de ayudas para la contratación de empleados en una primera etapa. ¿Qué se conseguiría con esto? Mayor mano de obra dentro de las empresas, esto repercutiría en la producción de las mismas, generarían mayor beneficio que podría ser utilizado para la contratación de nuevo personal mientras que el Estado, paulatinamente, podría ir retirando las ayudas según la salud económica de cada empresa. Estaríamos generando así un feedback, un ciclo muy positivo, para ir absorviendo desempleo y resucitando al sector empresarial del país.

A nivel estatal ¿Qué estaría sucediendo? Pues sencillamente, comenzaría a cambiar la dinámica de la economía del país por la siguiente cuestión. A mayor número de empleados, mayor cotización a la Seguridad Social y mayor número de personas realizando su declaración de la renta con sus respectivos impuestos, un buen volumen de ingresos directos a las arcas del Estado. Disminución del gasto en políticas de ayudas a los desempleados por la disminución de los mismos y uso de el nuevo paquete de ingresos para inyectarlos en nuevos sectores y activar una nueva dinamización.

Y los bancos, los “benditos” bancos ¿Qué sucedería con ellos? Pues claramente, otro aspecto positivo a su favor. Se olvidarían también de la crisis, puesto que a mayor número de personas ganando dinero con sus respectivos sueldos mayor ingresos en los bancos y mayor apertura de nuevas cuentas. Estos, de esta manera, con su famoso coeficiente de reserva, sí, ese famoso del cual de cada cuenta bancaria el banco usa el 90% de la riqueza de la misma para operaciones del banco dejando el 10% en liquidez usada por el cliente, podrían dinamizar más su economía y su riqueza.

La realidad de una estafa

Visto de esta manera, como se puede apreciar, la economía no es algo complejo si esta se practica con coherencia y sensatez y buscando siempre el bien social o lo que el nuevo modelo económico ideado por Christian Felber denomina como “la economía del bien común”. Pero por desgracia, en nuestro país, como tantos otros, lo que se vive es un capitalismo totalmente asalvajado en donde la avaricia de unos pocos y su egoísmo llevan a los países a entrar en unas crisis fabricadas por sus clases dominantes en beneficio propio. Por esto mismo, los medios y todos en general, deberíamos comenzar a cambiar el chip y variar el nombre de crisis, por el de estafa, porque lo que estamos viviendo no es otra cosa que una pura estafa.

Nos han hecho creer, estafándonos, que la economía de un país se reactiva inflando a los bancos y como habéis visto y hemos comprobado, no es el modelo a seguir. Han sido ellos los que se han inflado los bolsillos mientras que España sufre la peor crisis económica desde la posguerra. En nuestras manos está cambiar esta dinámica y frenar esta estafa a nivel nacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s