Camino hacia el abismo económico

Publicado: julio 15, 2014 en Economía
Etiquetas:, , , , , , , ,

CrsisEconomica

Los gobiernos de Occidente siguen empeñados en hacer creer a su población de que sus economías están saliendo de la crisis y de que existe una recuperación que acabará con este periodo que comenzó allá por el 2008 cuando la economía de EEUU se contrajo y contagió al resto de países de Occidente. Pero lejos de esa recuperación, la realidad es que la situación económica actual está ofreciendo unos síntomas que comienzan a dibujar el peor de los escenarios.

Durante el primer trimestre de este 2014 las alarmas ya comenzaron a encenderse en EEUU y dichas luces rojas se confirmaron el pasado mes de junio cuando EEUU mostró los resultados económicos referidos a este primer trimestre. Estos reflejaban que la economía del país estaba en retroceso. Se esperaba un crecimiento en este periodo entorno al 3% y la realidad fue que en el primer trimestre la economía apenas creció al 1%. El principal problema, la bajada del consumo en la economía interna. El famoso Obamacare que se vendió como un bálsamo de Fierabrás para promover el consumo en la rama sanitaria en los estadounidenses no dio su fruto y la convaleciente economía de EEUU comenzaba de nuevo a tener menos pulso.

Pero como vivimos en una economía globalizada, no podemos fijarnos sólamente en los datos económicos que nos ofrece la primera potencia económica mundial. Debemos observar también la economía de otras grandes y en este caso el siguiente objetivo es China, el Gigante Dragón Rojo llamado a ser la siguiente primera potencia económica. La economía China vivió un periodo de euforia en la primera década del siglo XXI dentro de la cual el gigante asiático aprovechó para desarrollar las zonas urbanas y centrar su producción industrial en metales como oro, plata y cobre y la producción a gran escala de acero para fijar dicha producción en las exportaciones comerciales. En relación al desarrollo del entorno urbano China ha centrado desde el 2008 sus esfuerzos económicos en la creación de nuevas ciudades y nuevos barrios generándose una burbuja inmobiliaria que está en pleno desarrollo y la cual eclipsa a cualquier otra burbuja que se haya visto hasta el momento en cualquier otro país. En el gigante asiático todo es a lo grande y hoy en día son muchas las ciudades fantasmas que existen en el país debido a que el consumidor chino no puede hacer frente al costo de la vivienda. El resultado, una enorme inversión realizada en vivienda que no se ha traducido en un retorno de la misma traducida en ventas que está generando una enorme deuda. Esta burbuja, que cuando estalle generará una debacle sin precedentes, junto a la reducción de las exportaciones (sin cesar el auge en la producción) se traducen en una deuda china que supera el 200% del PIB. Esto en términos económicos se traduce como un enorme factor difícil de sopesar. Si a esto le añadimos la cuestión de que China se encargó de comprar parte de la deuda a los países europeos en plena crisis, se puede observar el panorama que se nos avecina. De nuevo, en esta economía, el consumo comienza a lastrarse y las alertas se encienden en esta zona del globo terráqueo.

Por su parte, Alemania, el motor económico de la UE, ha informado hace pocos días de que su producción industrial está en retroceso y se sitúa en el -1,4%, por lo que la recuperación económica europea de la que se hablaba hace meses se puede dar por concluida y no ya se puede hablar de que Europa comienza a introducirse de nuevo en un periodo de recesión económica.

Con todo ello se puede observar lo siguiente. Desde que surgieron los prolegómenos de la gran debacle económica, esa que los medios llamaron la crisis de 2008 pero que observando la actualidad, esta sólo fue la mecha de inicio para la hecatombe, los Estados de Occidente hicieron frente a la situación rescatando a los culpables de la crisis sin llevar a cabo políticas económicas sociales que sirvieran para incentivar el consumo dentro de la sociedad. Los gobiernos decidieron premiar al sector financiero, no lo regularizaron y este prólogo sirvió para que las clases altas de los Estados vieran aumentados sus ingresos anuales mientras las clases medias veían como su estatus iba perdiendo valor y las clases bajas quedaban aún más mermadas. No se realizaron políticas para la lucha contra el desempleo generando empleo de calidad y aumentando la confianza en el consumidor ni se pensó en realizar una bajada de impuestos en clases medias y bajas y aumento de impuestos en las clases altas para animar el consumo en las clases medias en donde hay un mayor porcentaje de población. El resultado, la brecha y desigualdad entre clases cada vez es mayor y la falta de ingresos en las clases medias, en las cuales se sustentan las economías puesto que son los motores de consumo, hacen que la situación de crisis no deje de agravarse.

El resultado de todo esto, a no ser que se genere un cambio político y social en la mayoría de Estados de Occidente, es un camino directo hacia el abismo económico. Este aperitivo que llevamos viviendo desde 2008 se quedará en una broma comparado al huracán que se nos puede venir encima.

Fuentes: El Blog Salmón y El Confidencial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s